Cinco directivos del antiguo San Antonio deben 2,8 millones de euros a los acreedores del club, sobre todo al Gobierno de Navarra, y deberán responder con su patrimonio personal para pagar los avales que firmaron. El club navarro cerró la persiana en el mes de julio pasado al no encontrar un patrocinador para seguir en la liga asobal.

Directiva, entrenador y capitán del San Antonio brindando en el café navideño. Foto blog San Antonio.

Directiva, entrenador y capitán del San Antonio brindando en el café navideño. Foto blog San Antonio.

Jesús Faber, abogado del San Antonio, ha recordado que “el concurso de acreedores se presentó en octubre de 2012 y el Juzgado Mercantil de Pamplona lo declaró en diciembre y nombró al administrador correspondiente. Y, ante la imposibilidad de continuar, se solicitó también la liquidación, que ya está aprobada y en su fase final”, según la web del Diario de Noticias.

El abogado del club -que también es presidente del Amaya Sport Patinaje Navarra, club formado con la antigua sección de patinaje de velocidad del San Antonio- dijo que era imposible “mantener la persiana abierta, al no poder conseguir ingresos para mantener el balonmano, el patinaje de velocidad y el hockey sobre patines. Sin conseguir patrocinios, por culpa de la crisis, eso habría generado aún más deuda”.

El pasado 15 de abril, hace un año, el San Antonio saldó su deuda con el lateral Ion Beláustegui, quien había llevado al club pamplonés a los tribunales por una deuda de salario por derechos de imagen y por la extinción de su contrato, que era hasta el 2012. Así, el club, que tenía embargadas sus cuentas por la Justicia, ha abonado al exjugador 180.000 euros (deuda, intereses y minutas) gracias al apoyo económico del principal patrocinador, Amaya Sport.

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment