Tiempo muerto de Sergio Lamúa.

Tiempo muerto de Sergio Lamúa.

Una canasta del base Quique Garrido a falta de dos segundos le dio la victoria al Basket Navarra Club (72-70), en el partido amistoso disputado ante el Peñas Huesca en el pabellón Anaitasuna.

Fue un triunfo especial con dedicación al niño Aitor Aranguren Ruiz, de dos años y ocho meses, que sufre daños neurológicos. Planasa va a colaborar esta temporada con el proyecto solidario “Aitor el luchador” para conseguir dinero para su costosa rehabilitación.

El equipo dirigido por Sergio Lamúa fue superior con dos hombres destacados: Iván García con 13 puntos y el recién fichado Oliver Arteaga que anotó 17 puntos como pivot. Las diferencias alcanzaron los diez puntos mediado el partido. El encuentro se igualó con la salida de los nuevos fichajes Konan y Nguirane, aún fuera de forma, en lugar de los pivots titulares.

Sergio Lamúa tuvo que sentarlos y el partido se decidió en la última jugada con una internada de Garrido hasta la cocina que terminó en bandeja. Iñaki Narros aún está bajo de forma después de la grave lesión de la temporada pasada. Sólo anotó dos puntos.

El técnico navarro manifestó tras el encuentro que su equipo tuvo “muchas imprecisiones. Tenemos que ser un equipo que debe empezar a sumar desde atrás. Si atrás no somos un equipo sólido, da igual lo que hagamos en ataque”.

El Peñas Huesca presentó un equipo bastante joven con tres ex-jugadores de Planasa en sus filas: El base Christian Díaz, y los pivots Bordignon y Portalez.

Tags

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment